Ámbar, la gema orgánica más bella…

El ámbar es una gema natural que se logra con la fosilización de una resina vegetal, proveniente de coníferas en Europa y leguminosas como el Algarrobo en América, y que da como resultado una gema transparente u opaca en variados colores en la gama del marrón y el amarillo.

El ámbar gris en cambio proviene de la grasa fosilizada de animales marinos y flota en el mar, en las zonas de su origen.

El ámbar es un fósil pero no está petrificado (incluso puede quemarse) así que no puede decirse que es una piedra preciosa, sino una gema orgánica…

El ámbar puede trabajarse y engarzarse estando en bruto, se le puede dar forma fácilmente para hacer cabujones, ya que es un material blanco que puede incluso tallarse lográndose gemas facetadas y dando lugar a pequeñas esculturas.

Al ser quemados sus restos el ámbar despide un riquísimo perfume dulce y almizclado que sirve para sahumar el ambiente.

Trabajar el ámbar es una técnica paralela a la joyería y al tallado de piedras preciosas y semi preciosas, y se hace con herramientas simples como el minitorno.

El ámbar azul es una variedad de ámbar también llamado simetita, por ser de origen en Simeto, Italia, y aunque sus yacimientos parecen estar ya agotados y sus fluorescencias azuladas cautivan a todos, es de menor valor por ser más joven (entre 10 y 20 millones de años) que el ámbar europeo (30 millones de años).

La resina de algarrobo o algarroba americana joven o blanda aún también se utiliza para teñir y barnizar maderas finas en la fabricación de instrumentos musicales.

Sin duda alguna el Ámbar es la gema orgánica más bella

Fotografías: Etsy

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *