La mística del ámbar

El nombre “ámbar” proviene del árabe y significa “lo que flota en el mar” ya que es esa particular condición la que diferencia a esta gema de sus imitaciones.
Los griegos descubrieron que esta piedra poseía propiedades especiales cuando era frotada con otros materiales y de ahí que la etimología de la palabra “electricidad” –élektron- significa ámbar.

¿Cómo saber si un ámbar es verdadero?

Existen muchas imitaciones del Ámbar, en plástico, vidrio u otros materiales, pero ninguna de ellas puede mantenerse a flote en agua salada. Otra de las alternativas para determinar falsificaciones es exponer a la piedra de Ámbar a la luz negra. El verdadero Ámbar se mostrará fosforescente.

Colores del ámbar

Los colores que presenta el Ámbar son muy variados: el más común es de color amarillo, pero existen de color naranja, rojo, blanco, verde, marrón o negro que no por ser menos frecuentes dejan de ser hermosas piedras.

El Ámbar rojo de los alrededores de la ciudad de Chiapas es uno de los más hermosos que existen pero el Ámbar azul que se encuentra en tierras de la República Dominicana es el considerado el más bonito, el mejor apreciado y el que alcanza los más altos valores comerciales.

La mística del Ámbar

Innumerables culturas de la antigüedad creían en las propiedades mágicas del Ámbar. Era utilizado como talismán y fundamentalmente contra el “mal de ojo” y se les colgaba al cuello a todos los niños. Los griegos descubrieron que poseía propiedades especiales cuando el Ámbar era frotado con otros materiales y de ahí que la etimología de la palabra “electricidad” –élektron- significa ámbar.

Desde tiempos inmemoriales era utilizado el Ámbar como elemento de intercambio. Ya los fenicios, desde el año 3000 a.C. trocaban sus mercancías en Europa y en el lejano Oriente.

Imagen: e-bay

Posts Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *